lunes, 20 de julio de 2009

Uruguayos por el mundo















Uruguay tiene al mejor Ferrari en rutas europeasA los 24 años ya se ha labrado un nombre en el ciclismo español


GUILLERMINA LUZURIAGA

Quizás el nombre de Fabricio Ferrari no suene asiduamente en los pelotones que ruedan por las rutas uruguayas. Pero este celeste, radicado en España desde hace cuatro temporadas, ha ido ganando prestigio entre los equipos ibéricos.

A sus 24 años, este joven nacido en Santa Lucía, está cerca de dar un paso hacia el ciclismo profesional. "Es el objetivo por el que emigré. Desde que llegué he tenido buenos rendimientos, y si no paso a profesional es porque fallan factores que no están al alcance de mi mano. Se necesita un buen padrino. Hay que esperar, tener paciencia y ver si este año puedo dar el salto", explicó desde la casa que comparte con un colega panameño.

Hoy defiende a Caja Rural, un equipo aficionado con estructura profesional en el que se siente muy cómodo. Pero antes de recalar allí defendió a Azysa y a Azpiru-Ugarte.

Se podría decir que Ferrari nació con una bicicleta debajo del brazo. Su padre Díber fue ciclista y director de la selección y de Alas Rojas.

Empero, si bien estuvo vinculado desde sus primeros años de vida, fue recién a los 16 que comenzó a correr: "Mi padre no me lo permitía porque prefería que disfrutara de la niñez. Al fin y al cabo muchos se obsesionan con los hijos que hacen deporte y no se dan cuenta del daño que les pueden hacer", sentenció con un marcado acento español.

"Siempre estuve entre ruedas y acompañando en las carreras. Cuando empecé a competir fue en el Codecam, y a los 17 años pasé a primera categoría de Alas Rojas".

Y allí debió enfrentarse a deportistas de 30 años, o más: "En Uruguay no hay categorías diferenciadas. Es una de las ventajas a la hora de salir al exterior, pero lo malo es que a la larga puede acortar la carrera porque exiges a alguien de 18 años que haga carreras como uno de 25, que está totalmente desarrollado. Puede perjudicar en el futuro, pero si sabes llevarlo puedes sacarle beneficios".

Fue justamente a los 18 años que en la Vuelta del Litoral sufrió un grave accidente: "Quedé internado 20 días con una contusión en el hígado que me dejó paralizado mucho tiempo. Estuve en tratamiento seis meses. Pensé que no volvería, pero esta pasión es más fuerte. A la hora de arriesgar a veces tocas un poco más el freno y no te juegas tanto".

A sabiendas que en Uruguay el ciclismo no avanza, emigró con la ayuda de Agustín Margalef. "El primer año no tuve lugar, pero al siguiente conseguí equipo".

Con su bolso al hombro, Ferrari pagó el pasaje con el dinero ganado en carreras locales y se llevó en el bolsillo 400 euros. "La adaptación costó. Aquí el terreno es montañoso y debí cambiar mi físico".

Llegó pesando 72 kilos y hoy está en 64. Para no engordar realiza sólo dos comidas sólidas al día, se levanta a las 10-11 horas, desayuna y tras la digestión entrena entre 4 y 5 horas: "Así vuelvo lo más tarde posible y evito almorzar, voy directo a la cena. Estoy las 24 horas del día pensando en qué voy a comer para no engordar".

A Ferrari, quien se define como un ciclista completo, le sobran cualidades para seguir creciendo, ojalá le llegue la oportunidad que, a base de esfuerzo y voluntad, demostró que merece.

Estudios: Los dejó en sexto de liceo

Es factor común que a los deportistas les sea muy difícil complementar sus entrenamientos con el estudio, y el caso de Ferrari no es la excepción: "La verdad que no he estudiado mucho. Dejé en 6° de liceo porque fue el año que me he venido a España. La temporada no me combinó con los estudios y debí dejarlos. Nunca es tarde, pero hoy día no puedo, ¡sí que es difícil combinar las dos cosas!".

Selección: "No tengo muchas facilidades"

"Me ofrecieron ir al Panamericano y les dije que podría ser, me encantaría, pero en este momento me debo a mi equipo. No tengo muchas facilidades porque migraciones no es fácil", explicó. Ferrari ya defendió a la celeste dos veces y ganó dos medallas de bronce. Una en la prueba por eliminación de un Panamericano Junior y la otra en la crono individual de un Torneo Élite Sub 23 (Mar del Plata).

Agradecimientos: Para dos familias

Desde la casa que comparte con un colega panameño, aprovechó para recordar a su familia y a su novia Cecilia, quien lo apoya en su carrera deportiva, océano mediante, desde hace siete años. Además, son quienes le hacen "el aguante", según él mismo contó, vía Internet. También recordó a su segunda familia: Alas Rojas. El club de Santa Lucía lo vio nacer y lo formó en sus primeros años como deportista.

Pelos y señales Nombre: Fabricio Ferrari Barcelo.

Fecha nac.: 3 de junio de 1985.

Lugar de nac.: Santa Lucía, Canelones.

Lugar de residencia: Igara, a 50 kms. de San Sebastián.

Altura: 1,77 mts. Peso: 64 kilos. Trayectoria: Alas Rojas de Santa Lucía (2004/05), Azysa (2006), Azpiru-Ugarte (2007/08), Caja Rural (2009).

Consagraciones: Desde su primer triunfo en Europa (16 de abril de 2006) logró vencer en 19 oportunidades. Dos veces consecutivas se coronó ganador del Torneo Euskaldun y en una ocasión logró el trofeo Sub 23 de la Fedecación Vasca. En 2009 sumó los títulos de la Vuelta al Goierri y de Bizkaiko Bira.

Actualidad: Está corriendo el Euskaldun, donde lidera con 93 puntos sobre el escolta, también de Caja Rural. En la mañana de ayer se adueñó de la prueba de Elgeta, fue el quinto primer puesto de la temporada.

Fuente El Pais